Remedios naturales para la rinitis alérgica

La rinitis alérgica, también conocida como la fiebre del heno, es un tipo de alergia al polen ambiental, que se manifiesta en forma de estornudos y tos frecuente, goteo nasal y picazón en los ojos, la nariz y la garganta.

Se da con mucha frecuencia en primavera, estación en la cual las plantas liberan pequeños granos de polen al ambiente.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, entre el 10% y el 30% de la población mundial padece esta forma de alergia.

Para tratar este tipo de alergias, lo principal es encontrar qué es aquello que nos produce la alergia, y eliminarlo de nuestras vidas hasta donde sea posible.

La mejor forma de tratar la rinitis alérgica es el uso de medicamentos llamados antihistamínicos, de venta en farmacias bajo receta médica. Si prefieres una alternativa, aquí tienes una lista de los mejores antihistamínicos naturales:

  • Aloe: mejora la tolerancia del organismo a los alérgenos.
  • Regaliz: es un gran antiinflamatorio y expectorante. Ideal en infusión, extracto, pastillas, o directamente de la raíz. No recomendado en casos de hipertensión.
  • Ortiga: disminuye la mucosidad y los ataques de tos, bloqueando la histamina. Tomar en infusión o extractos.
  • Té verde: algunos de sus compuestos impiden la producción de histamina, disminuyendo la reacción alérgica y brindando un gran alivio.
  • Como añadido, recomendamos la infusión de jengibre.
Share This