RASTREA TUS EMOCIONES con la Técnica Bioemocional

Seguro que has experimentado alguna vez el dolor físico en forma de un dolor de cabeza, una contractura o tal vez un brazo roto. Pero, ¿sabes cómo se origina?

Pongamos un ejemplo: te duele la cabeza y decides tomarte una aspirina. El dolor se va… o eso parece, porque al día siguiente te vuelve a doler. Ese debería ser el indicativo de que algo está ocurriendo que todavía no has visto. ¿Qué tal si en vez de tomar químicos haces una meditación y calmas tu mente? Sí, lo has entendido bien: dar vueltas a los problemas y preocuparse demasiado causan dolor de cabeza.

Un dolor físico siempre ocurre como efecto de un dolor emocional que se somatiza en el cuerpo. Por tanto, tratando sólo el problema físico no es posible curarlo del todo: se ha de trabajar también sobre la parte emocional.

Pero claro, no hay pastilla que cure el resentimiento, la tristeza o la soledad. Para eso nace la Técnica Bioemocional: una combinación de PNL, Kinesiología y Biomagnetismo que te permite encontrar las emociones negativas que han quedado estancadas en ti en cualquier punto de tu existencia, ya sea en esta vida, en otras o cuando te encontrabas en el vientre de tu madre. Una vez localizadas dichas emociones procedemos a realizar un borrado de la memoria celular y una reprogramación para asegurarnos de sanarlas y liberarlas completamente. Aquí no sirve el típico Ya se me pasará; un dolor de origen emocional puede perdurar indefinidamente hasta que surja otro de igual o mayor magnitud y lo sustituya en nuestro inconsciente.

¿Y cómo sanarlo, entonces? Mi consejo: haz consciente lo inconsciente, perdónalo y libéralo.

Pero, ¡ojo! Nota importante: para que sea efectivo has de liberarte del ego, de la necesidad de ganar, de tener más que el otro… Y saber perdonar.

Muchas veces en consulta he escuchado a mis clientes decir ¡Pero si yo ya he perdonado! Fui estudiando esos casos cuando me di cuenta del profundo cambio que experimentaban al realizar el borrado. Su perdón se convertía en un perdón puro y real y gracias a ello su dolor terminaba.

Como ves, perdón y sanación van unidos.

Si quieres saber más sobre esto y formarte como terapeuta bioemocional puedes encontrarme en Alt Benestar. Te espero para compartir y aprender contigo, tanto en clase como en consulta.

~  Docente Fernando Dasí Puchades ~